Síntomas de la Enfermedad de Parkinson mejoran con la ozonoterapia

La exploración científica para validar la efectividad de la terapia de ozono en diferentes campos de la medicina continúa en avance ganando la confianza de pacientes y médicos.

Por lo general  la ozonoterapia se asocia con tratamientos indicados para aliviar dolor o producir regeneración celular, pero también se está aplicando en pacientes con patologías como la enfermedad de Parkinson.

Enfermedad de Parkinson

Este es un trastorno que afecta a las neuronas, especialmente las que producen dopamina que es un neurotransmisor que participa en el control de los movimientos musculares.

Se califica como una enfermedad crónica degenerativa del sistema nervioso que sin duda afecta la calidad de vida de quien la padece a medida que progresa.

Aunque es común que aparezca a partir de los 60 años de edad es posible que personas más jóvenes también la sufran.

En 2008 fue publicado un estudio en el que 90 pacientes con enfermedad de Parkinson recibieron tratamiento con ozono en 20 sesiones por la vía rectal que complementó la indicación de fisioterapia. Parte de los resultados revelaron que aspectos evaluados como la rigidez y el temblor mejoraron en un 93%, así como las alteraciones de la marcha y la bradifrenia.

Es importante señalar que este trastorno puede ser causado por daño vascular, por envejecimiento, factores genéticos y ambientales.

El estrés oxidativo, que refiere al desequilibrio entre las sustancias oxidantes y los mecanismos de defensa antioxidantes del organismo empeora la enfermedad porque el exceso de oxidantes acelera el envejecimiento y puede causar la muerte de las neuronas.

 

Así actúa el ozono sobre la Enfermedad de Parkinson

La tarea del ozono en un organismo  afectado por este trastorno genera un estrés oxidativo muy pequeño y controlado, a través del cual estimula las defensas antioxidantes, impulsando de esta manera el equilibrio que necesita el paciente.

Lo más recomendado es emplear esta terapia en la etapa inicial del Parkinson  para obtener una gran mejoría de los síntomas de temblor, rigidez e incluso optimizar las funciones mentales.

Dado que el ozono favorece la oxigenación de los tejidos así como la estimulación del metabolismo; las células dispondrán de más energía, nutrientes y oxigeno  para su adecuado funcionamiento.

No hay que perder de vista que la ozonoterapia es parte de tratamientos complementarios de las terapias convencionales, por lo que el médico tratante del paciente con enfermedad de Parkinson debe indicar su aplicación en manos de un ozonoterapista experto dentro de esquema de tratamiento.

 

Atentos a los primeros síntomas

Como mencionamos, la enfermedad de Parkinson es más frecuente en la vejez que en personas jóvenes, sin embargo, estos son los síntomas a los que debemos estar atentos, a cualquier edad.

  • En la etapa inicial del trastorno el rostro puede tener una expresión leve o nula.
  • Los brazos no se balancean cuando caminas.
  • Hablar puede notarse incoherencia.
  • Comienzan leves temblores en una sola mano.
  • Hay episodios de rigidez.
  • Los movimientos se hacen lentos.

Esta es una enfermedad que no tiene cura pero los síntomas pueden mejorar considerablemente si se realiza un diagnóstico oportuno y se trata de forma complementaria con la terapia de ozono.

¿Quieres dejar un comentario?

Bienvenido a clínica NEURODOLOR, tu centro de diagnóstico clínico y terapéutico. ¿Cómo podemos ayudarte?