¿Puede la Ozonoterapia mejorar el comportamiento del autismo?

Aunque todavía no cuenta con suficiente evidencia científica su aplicación en Panamá, España y México está construyendo experiencias favorables con mejoras en el lenguaje, socialización y movimiento corporal

El autismo es una condición neurológica que afecta a uno de cada 160 niños según la Organización Mundial de la Salud. Diversos estudios evidencian que el autismo no es una enfermedad sino un conjunto de trastornos complejos del desarrollo cerebral. Por eso el diagnóstico preciso del tipo de autismo y el grado que tiene cada persona cada vez es más multidisciplinario y preciso.

De igual forma se han ampliado los protocolos de abordaje así como las alternativas de tratamiento que ayuden a mejorar los patrones de comportamiento cognitivo, alimenticio y social de las personas con Trastorno del Espectro del Autismo.

Gabriela Carrillo Pujol ha experimentado como médico especialista en neurofisiología clínica y ozonoterapia la aplicación de este tratamiento en personas diagnosticadas con TEA.

La Clínica Neurodolor en Panamá no es la primera ni única en practicar la ozonoterapia en estos casos. España y México están avanzando al respecto.

La también experta en manejo del dolor de índole neuropático asegura que el tratamiento es indoloro, rápido y seguro. Se coloca una especie de enema rectal a través del cual se introduce el ozono durante 5 minutos y ya.

Pujol destaca que el paciente no requiere anestesia para el procedimiento y no se han mostrado efectos secundarios negativos.

Con el consentimiento de los padres los niños con autismo pueden recibir el ozono como terapia complementaria al resto de los tratamientos recomendados de terapia conductual, de lenguaje, nutricional, psicológica y todas las que sean pertinentes.

 

¿Cuál es el efecto de la ozonoterapia en el autismo?

La especialista explica que al momento de entrar en contacto el ozono con la sangre se activa una serie de moléculas que favorecen el sistema inmunológico y se eliminan radicales libres que intervienen los siguientes aspectos característicos del TEA:

  1. Movimientos repetitivos como el balanceo.
  2. Ausencia o dificultad en el desarrollo del lenguaje.
  3. Capacidad de socialización.

 

¿Quiénes aplican para la ozonoterapia?

Aclara que esta terapia está condicionada por el tipo y grado de autismo que presenta el niño, su edad, peso; es decir, que no es recomendada para todos los casos.

Por eso la terapia con ozono debe ser indicada por un especialista previa evaluación del niño.

Las personas con TEA que no deben someterse a este procedimiento son aquellos que sufren de déficit enzimático, diabetes tipo 1, trastornos de tiroides y/o déficit de glucosa 6 fosfato deshidrogenasa.

 

¿Cuántas sesiones se necesitan para ver resultados?

La doctora Gabriela Pujol señala que eso depende de las condiciones del niño con autismo.

No obstante, en promedio se indican hasta 12 sesiones, siendo la quinta aplicación el momento en que se realiza una evaluación donde la opinión de los terapeutas conductuales y de lenguaje que atienden al paciente son fundamentales para determinar la evolución del niño.

Agrega que las dosis de ozono también se van incrementando a medida que avanzan las sesiones.

Los trastornos del espectro autista abarcan el autismo, el Síndrome de Asperger y el trastorno generalizado del desarrollo no específico.

Hasta el momento la comunidad médica en general no reconoce que haya suficiente evidencia científica que avale la ozonoterapia como un tratamiento eficaz y eficientes para mejorar la calidad de vida de las personas con autismo, sin embargo, puede resultar una nueva ventana abierta para esta población.

¿Quieres dejar un comentario?

Bienvenido a clínica NEURODOLOR, tu centro de diagnóstico clínico y terapéutico. ¿Cómo podemos ayudarte?