¿Por qué debemos calentar antes de hacer ejercicios?

Iniciar una rutina de ejercicios sin previo calentamiento es como tomar por sorpresa al cuerpo y llevarlo a que se lesione.

Sí, el calentamiento es tan importante como el ejercicio en sí mismo porque a través de él acondicionas todo tu sistema para lo que viene.

Al hacer el calentamiento aumenta progresivamente la temperatura corporal reduciendo potencialmente las posibilidades de que se afecten los músculos.

Practicar una actividad física moderada o de alto impacto forma parte de una serie de buenos hábitos para mantener sanos el cuerpo y la mente. Chile ha ido disminuyendo sus índices de sedentarismo de forma exitosa en los últimos años tanto en hombres como mujeres.

Lo primero que debemos tener en cuenta es que hacer un ejercicio que no nos guste es muy aburrido y seguramente haremos los movimientos de forma inadecuada. Por eso es mejor escoger lo que más nos coquetea: correr, nadar, bailar, cabalgar, levantar pesas, funcionales, pilates.

Si estamos comenzando es mejor no forzar en tiempo e intensidad la respuesta del cuerpo. Es necesario buscar el acompañamiento de personas calificadas que nos enseñen la forma correcta de ponernos en movimiento.

Los expertos de Neurodolor coinciden en que el calentamiento antes de cualquier actividad protege de lesiones musculares o articulares ya que el cuerpo después de someterse al calentamiento tiene mayor elasticidad en todas sus estructuras y mayor reacción protectora ante alguna posible lesión.

 

¿En qué consiste este calentamiento?

Existe una variedad de movimientos que sirven para activar al cuerpo antes de una rutina de ejercicios. Estos elongan las fibras musculares y predispone el sistema músculo esquelético para la actividad que se va a realizar.

Las áreas que calentamos dependen del deporte o actividad física que se van a realizar. Una parte indispensable de este calentamiento tiene que ver con movimientos rítmicos breves para todas las articulaciones.

 

¿Qué tipo de calentamiento debes realizar?

No todas las actividades físicas demandan el mismo calentamiento ni el tiempo de duración. El tiempo recomendado es entre 15 a 30 según sea el ejercicio.

El calentamiento para ejercicios de bajo impacto debe adecuarse para ganar oxigenación y preparar al atleta para una actividad de baja exigencia.

En el caso de ejercicios de alto impacto se requiere trabajar más la elasticidad para evitar lesiones así como trabajar un período más prolongado. También se deben incluir ejercicios de tipo aeróbico para mejorar la oxigenación.

¡Ojo! Hacer estiramientos no es lo mismo que calentar.

Lo primero se realiza con el cuerpo en reposo o después de la actividad para sacar el ácido láctico que se acumula después de una actividad y evitar acortamientos musculares mientras que se calienta antes de una actividad física como una forma de preparar el cuerpo para que soporte la rutina y se mantenga una constante durante el tiempo que se practica.

El calentamiento es indispensable siempre antes de empezar el ejercicio, incluso en personas que realizan deportes o actividad física varias veces al día.

 

Riesgos de ejercitar fríos

Los profesionales de la salud de Neurodolor advierten que no preparar el cuerpo de una manera adecuada puede conllevar a lesiones musculares o de tipo articulares.

Entre las lesiones más comunes están:

  • Los esguinces de tobillo o rodilla
  • El desgarre muscular
  • Las lesiones de ligamentos o tendones
  • Fracturas en los peores casos

¿Quieres dejar un comentario?

Bienvenido a clínica NEURODOLOR, tu centro de diagnóstico clínico y terapéutico. ¿Cómo podemos ayudarte?