Ozonoterapia. ¿Un tratamiento complementario o de primera elección dentro de la medicina?

El uso de ozono medicinal en el abordaje de diversas patologías y condiciones de salud se hace cada vez más frecuente en la medicina tradicional.

La literatura determina la ozonoterapia como un tratamiento complementario, sin embargo, su evidente efectividad en más de 300 enfermedades así como su reconocimiento en todas las ramas de la medicina, hace que muchos especialistas lo consideran un tratamiento de primera opción.

 

¿El ozono entonces es bueno para todo?

Cuando los ozonoterapistas defienden la convicción de que este es un tratamiento de primera elección es porque hay amplios estudios científicos e investigaciones que prueban la efectiva absoluta y sistémica del ozono en todos los campos de la medicina donde se ha aplicado.

En la Clínica Neurodolor tenemos una larga lista de testimonios en pacientes que por muy diferentes patologías se han sometido a la ozonoterapia mostrando una notable recuperación de su afección.

El ozono se utiliza médicamente en una proporción de 95% oxígeno y apenas 5% de ozono, lo extraordinario es que ese pequeño porcentaje resulte tan eficiente y eficaz para actuar de forma curativa sobre el organismo, justo en las células que así lo necesitan.

 

Entonces, ¿realmente se puede considerar como un tratamiento alternativo complementario?.

El posicionamiento del ozono medicinal se debe a que con ese 5% de parte activa en la aplicación tiene un potente efecto fungicida, bactericida, viricida y especialmente el germicida más grande del mundo.

Actúa contra protozoarios, vermes, parásitos y células anaplásicas o anormales. No actúa sobre las células normales sino en las que necesitan ser reparadas, regeneradas y remodeladas.

Actualmente es aplicado con rigor en los servicios de traumatología para tratar patologías vertebrales, hernias discales, columna cervical, dorsal y lumbar; enfermedades reumáticas y osteodegenerativas como artrosis, artritis.

También se aplica en caso de enfermedades articulares, músculo tendinosas y osteoarticulares; al igual que se ha demostrado su utilidad en procesos dermatológicos, en pacientes con diagnósticos cardiovasculares.

El ozono terapéutico se hace presente en tratamientos genitourinarios, problemas neurológicos como Parkinson, demencia senil, Alzheimer, crisis convulsivas o epilécticas, Trastorno de Espectro del Autismo, mieloma múltiple, cáncer, enfermedades virales, entre muchas otras.

 

¿Cómo se aplica?

El ozono de por sí es un medicamento que está en forma gaseosa, penetra en el organismo y tiene efectos directos e indirectos, de allí su versatilidad en el manejo de las enfermedades.

Esto es parte de lo que hace el ozono en un organismo enfermo:

  • Aumenta el tamaño de los glóbulos rojos ocasionando que capten más oxígeno y sean capaces de ceder más oxígeno en los tejidos que lo necesiten.
  • Mejora la inmunidad.
  • Aumenta el potencial de oxidorreducción del cuerpo humano.
  • Crea un aumento de la glucolosis para disminuir el azúcar en el torrente sanguíneo.
  • Produce vasodilatación para regular la presión arterial.
  • Es inmunomodulador y estimula la cascada antioxidativa como resultado mediato.

 

La ozonoterapia tiene la propiedad de reparar, luego regenerar y remodelar, por eso se también se usa en la medicina antienvejecimiento, al tiempo que aumenta el potencial en los deportistas, regenera la piel en pocos días, mejora la capacidad de respuesta en las células e incrementa la respiración mitocondrial eliminando los radicales libres.

Los ozonoterapeutas la consideran tratamiento de punta en el tratamiento de las enfermedades puesto que es un medicamento benigno e inocuo de primera elección en todo proceso degenerativo celular.

 

Uso preventivo

Otra versatilidad del ozono es que no sólo es curativo sino que se puede usar de manera preventiva.

La ozonoterapia actúa en el mantenimiento de la homeóstasis del organismo, su equilibrio interno y el equilibrio metabólico.

De esta manera trabaja para el buen funcionamiento de los órganos, forma en la que cuida al cuerpo de enfermedades y previene infecciones.

Otra de las ventajas del ozono medicinal es que no interfiere con otros tratamientos farmacológicos, de hecho ejerce un efecto sumatorio para tratar múltiples enfermedades.

No tiene ninguna contraindicación, en el caso de las  mujeres embarazadas y pacientes con hipertiroidismo se deben seguir determinados protocolos para su mayor protección.

 

¿Quieres dejar un comentario?

Bienvenido a clínica NEURODOLOR, tu centro de diagnóstico clínico y terapéutico. ¿Cómo podemos ayudarte?