Ozono médico: la terapia complementaria que ofrece múltiples beneficios para el tratamiento de enfermedades

La primera vez que se utilizó el ozono con fines medicinales fue en la primera Guerra Mundial para la limpieza y desinfección de las heridas.

Desde entonces, la ciencia ha desarrollado múltiples usos de este compuesto químico derivado del oxígeno. Mezclando un máximo de 5% de ozono (depende de su aplicación) con 95% de oxígeno se obtiene el ozono médico que se aplica actualmente en la ozonoterapia.

Esta terapia complementaria se ha convertido en la aliada de especialidades médicas como infectología, neurología, traumatología, medicina estética, entre otros.

El terapeuta de ozono es un médico profesionalmente entrenado capaz de determinar la dosis necesaria y el método de aplicación, de acuerdo a la indicación médica y la condición del paciente.  La concentración del ozono determina el tipo de efecto biológico que tendrá el ozono sobre el organismo.

 

Propiedades del ozono

La pertinencia del tratamiento de la ozonoterapia es muy amplia debido a sus principales características:

– Agente oxidante muy poderoso.

– Desinfectante muy eficaz.

– Probado antiflamatorio.

– Antiséptico, bactericida, fungicida y viricida.

– Modulador del estrés oxidativo.

–  Regulador de la circulación periférica y oxigenación tisular.

– Metabolizador del oxígeno.

 

Beneficios para la salud

El ozono se asume como una alternativa a muchos tratamientos farmacológicos los medicamentos, ya que es un gas que se descompone fácilmente y no deja residuos tóxicos en el organismo, pues  se transforma en oxígeno.

Los ozonoterapeutas por lo general emplean máximo 40 minutos en aplicar este procedimiento cuyos beneficios garantizan perdurabilidad en el tiempo, dependiendo la afección que se trate.

La ozonoterapia favorece  el aporte de energía en el paciente, lo desintoxica de radicales libres, aumentar el poder enzimático antioxidante.

Estimula la circulación sanguínea por lo cual es recomendada para la revitalización de las funciones orgánicas, la renovación  celular así como la reactivación del sistema inmunológico.

 

Ozonoterapia aplicada

Actualmente esta terapia complementaria está indicada para tratar heridas infectadas o con mala cicatrización, patologías relacionadas con alteraciones en la circulación, pacientes que tienen un sistema inmune débil. La ozonoterapia ha resultado ser un tratamiento altamente eficiente para controlar las úlceras que ocasiona el pie diabético.

Las infecciones micóticas por hongos y lesiones en la piel infectada igualmente están siendo mejoradas con ozono médico, aprovechando su potencial bactericida y fungicida. Asimismo ataca enfermedades virales como por ejemplo el herpes.

También se considera para abordar enfermedades crónicas inflamatorias como el dolor crónico, artrosis, artritis, o la enfermedad inflamatoria intestinal (proctitis y colitis). Algunos centros especializados están aplicando terapia de ozono en personas con Trastornos del Espectro del Autismo y pacientes con cáncer.

Las investigaciones respecto al uso del ozono en el campo de la medicina continúa avanzando y el intercambio de información entre los países que emplean esta terapia es determinante porque demuestra su efectividad en el tratamiento complementario de diversas enfermedades.

¿Quieres dejar un comentario?

Bienvenido a clínica NEURODOLOR, tu centro de diagnóstico clínico y terapéutico. ¿Cómo podemos ayudarte?