Lumbalgia y embarazo. ¿Qué hacer para librarse de este molesto dolor?

Una de las dolencias más comunes durante el embarazo es la lumbalgia o dolor de espalda que se origina por la adaptación de la postura corporal que debe adoptar debido al crecimiento del bebé.

Entre el quinto y el séptimo mes este dolor tiende a intensificarse, pues en esta etapa se producen profundos cambios a nivel muscular y estructural.

Aunque se trata de un malestar molesto no pone en riesgo a la madre y al bebé, ya que puede tratarse con fisioterapia, estiramientos y ejercicios de fortalecimiento muscular.

 

Motivos del lumbago

El lumbago resulta una dolencia aguda, persistente e incapacitante y sus causas son múltiples, pues algunas personas pueden experimentar lumbagos repentinos.

La lumbalgia es un dolor que aparece en la parte más baja de la espalda o zona lumbar. En el caso de las embarazadas los especialistas indican que responde a la compresión del bebé, por un desequilibrio muscular, por la influencia hormonal de la propia gestación.

Desde el punto de vista fisiológico el aumento de la curvatura lumbar provoca una tensión de la musculatura paravertebral que termina causando este dolor.

Cuando es agudo se produce frecuentemente por una lesión repentina en los músculos y los ligamentos que sostienen la espalda, por lo que una mujer que tenga antecedentes de este tipo de dolencia o ganan demasiado peso durante los meses de espera tienen mayor riesgo de sufrir de lumbago.

Aquí intervienen también espasmos musculares, distensión o desgarro en músculos y ligamentos.

 

Posturas correctas

La región lumbar sostiene la mayor parte del peso del cuerpo, por lo que es común sentir este tipo de dolor, especialmente si no cuidamos de la postura estando de pie, sentados o acostados.

Durante el embarazo los especialistas en fisioterapia enseñan a las futuras madres cómo adoptar una buena postura, sin embargo, muchas necesitan mayor asistencia para controlar su higiene postural durante la gestación y en el posparto.

La sensación de hormigueo o ardor en la espalda o dolores leves o agudos al punto de inmovilizarte, son signos claros de lumbalgia. En algunos casos estas sensaciones se extienden a las piernas, cadera o planta del pie.

La mejor forma de evitar el dolor lumbar es adoptar las posturas correctas, hacer ejercicios y mantener un peso adecuado a tu estatura, edad, índice de masa corporal y semanas de embarazo.

Recuerda seguir estas recomendaciones para cuidar tu zona lumbar:

1) Evita largos períodos de tiempo de pie, sentada o acostada

2) No levantes objetos muy pesados sin ayuda

3) Agáchate de cuclillas, incluso para levantar cosas. No dobles la cintura

4) Mantén la espalda erguida

5) Al dormir usa una almohada entre las piernas

6) Haz ejercicios de estiramiento, de relajación muscular y refuerzo de suelo pélvico

¿Quieres dejar un comentario?

Bienvenido a clínica NEURODOLOR, tu centro de diagnóstico clínico y terapéutico. ¿Cómo podemos ayudarte?