Laserterapia: tratamiento no farmacológico para problemas degenerativos de columna cervical y lumbar

El dolor de cuello es un padecimiento muy frecuente en estos tiempos, tal vez por eso algunos lo consideran inofensivo que amerita apenas una consulta benigna en caso que se prolongue en el tiempo.

Lo que manifiestan sentir la mayoría de los pacientes es irritación y rigidez en la zona, lo cual puede estar asociado a una lesión menor o es consecuencia del estilo de vida que llevamos.

Prácticas poco saludables como no cuidar la postura corporal, levantar más peso del que podemos, mantener un modelo de alimentación que nos causa sobrepeso, entre muchos otros pueden ser el origen no sólo del dolor de cuello, sino de problemas degenerativos de columna que deben ser abordados con terapias del dolor.

La «enfermedad» degenerativa, que no es más que una falla en la estructura normal de los componentes que conforman la columna cervical, obedece a los cambios asociados con el desgaste espinal o la edad y una de sus expresiones es el dolor de cuello, que es el área más flexible de esta arquitectura biológica.

En la columna hay siete huesos cervicales conocidos como vértebras, los cuales son rígidos y sólo pueden moverse gracias a las articulaciones cuya función es actuar como almohadas que sirven de unión y dar flexibilidad para que sea posible el movimiento.

La médula espinal está ubicada en el centro de las vértebras, se encarga de transmitir señales (bioeléctricas y bioquímicas) que controlan todas las funciones (musculares y sensaciones). Cualquiera de estas áreas puede verse afectada por las enfermedades degenerativas.

Estas enfermedades afectan a pacientes adultos de cualquier edad, por lo cual es común ver personas menores de 40 años con hernias en los discos cervicales, al tiempo que los de mayor edad presentan espondilosis y estenosis.

Desde los criterios que aplicamos en la Clínica Neurodolor para el manejo de dolencias asociadas a cervical, existen formas simples y sencillas de disminuir el umbral de dolor y apostar por la regeneración y fenómenos anti inflamatorios, antes de recurrir al uso de algún medicamento.

A este abordaje lo identificamos como los medios físicos que usamos para disminuir la inflamación que produce dolor.

 

Uso de laserterapia para estos casos

La técnica de laserterapia de baja intensidad (LTBI) es una terapia que se basa en la aplicación de una fuente de luz que genera una  longitud de onda que no emite calor, sonido o vibración. Se le conoce también como fotobiología o bioestimulación.

El propósito de esta técnica es activar la función de las células de tejido conectivo o fibroblastos, acelerar su reparación y actuar como agente antiinflamatorio en el área afectada, puede ser en la zona cervical o lumbar.

El área en la que se coloca el tratamiento es directamente proporcional al tiempo que se requiere para la aplicación del mismo, por seguridad y por prevención se recomienda el uso de lentes que protege a quien aplica la terapia así como al paciente.

¿Cómo se evidencia el efecto de la laserterapia? se comienzan a ver de forma paulatina en una desinflamación de las raíces en el área  cervical o lumbosacra afectada, sobre todo si el síntoma que predomina es la claudicación a la marcha.

La raíz motora que produce el dolor es la primera en ceder a la desinflamación y el paciente experimenta una mejoría en la recuperación de ciertos movimientos que antes no podía realizar.

En Neurodolor recomendamos la laserterapia como forma de tratamiento en conjunto o aislado para mejorar lesiones agudas o crónicas en la columna lumbar o cervical.

Nuestro objetivo es dilatar la aplicación de tratamientos farmacológicos  para manejar el dolor en problemas de enfermedad degenerativa de columna, porque los resultados han demostrado que es factible lograr la recuperación del paciente a través de este método.

¿Quieres dejar un comentario?

Bienvenido a clínica NEURODOLOR, tu centro de diagnóstico clínico y terapéutico. ¿Cómo podemos ayudarte?