Infecciones vaginales son tratadas con ozonoterapia brindando excelentes resultados

Al menos una vez en la vida las mujeres hemos experimentado una infección vaginal.

La infección por hongos, la vaginosis bacteriana y la tricomoniasis  son las tres causas más frecuentes de las infecciones vaginales, las cuales pueden producirse por alteraciones hormonales, uso de antibióticos, malas prácticas en la higiene del área íntima o por transmisión sexual. Cuando se inflama el cuello uterino por ETS como gonorrea o clamidia también igualmente ocasiona secreciones vaginales.

Una infección por hongos vaginales es una infección micótica que provoca irritación, flujo e intensa picazón en la vagina y la vulva, los tejidos que se encuentran en la apertura vaginal.

La Organización Mundial de la Salud informó en 2019 que más de 1 millón de personas entre 15 a 49 años se contagian cada día por una infección de transmisión sexual (ITS) que afortunadamente son curables, siendo las más recurrentes la clamidiosis, gonorrea, tricomoniasis y sífilis.

Estas ITS deben ser tratadas oportunamente para evitar las graves repercusiones que se evidencian sobre la salud en general, porque muchas de ellas pueden provocar enfermedades neurológicas y cardiovasculares, infertilidad, embarazos ectópicos, mortinatos y un aumento del riesgo de infección por el VIH. Todo esto aparte de las estigmatización social y el perjuicio a una vida sexual sana y segura.

En algunos casos las infecciones vaginales pueden terminar convirtiéndose en Enfermedad Inflamatoria Pélvica, una de las afecciones en las que hay amplia evidencia de los efectos terapéuticos del ozono.

Los resultados de los estudios indican la reducción de la masa pélvica y remisión más rápida de los síntomas clínicos de la enfermedad gracias a la terapia de ozono.

Actualmente los servicios de ginecología están aplicando tratamientos de ozonoterapia para tratar estas incómodas afecciones femeninas dado el reconocimiento de las propiedades bactericida, fungicida, virucida, paratisida y antiséptico que tiene el ozono.

Como terapia complementaria de la medicina, al ozono se le atribuye la estimulación de la formación de sustancias desoxigenantes, que actúan sobre la oxihemoglobina, liberando oxígeno y, por tanto producen un aumento del suplemento de éste en los tejidos. Dado que promueve la oxigenación tisular, el ozono es capaz de activar los mecanismos oxidativos celulares, también tiene poder analgésico y antiinflamatorio.

Estudios han comprobado que cuando se aplica ozonoterapia para tratar infecciones vaginales, el gas altera la membrana por ozonolisis de los ácidos grasos insaturados de la pared bacteriana y de esta manera barre la acción de las bacterias en la zona genital.

El ozono terapéutico empleado en ginecología y obstetricia se genera a partir de oxígeno en el momento de su utilización, puede ser administrado en forma de aceite, jabones u óvulos ozonizados. Es un método muy seguro si se emplea correctamente por médicos especialistas con formación en ozonoterapia.

Como hemos indicado, el ozono es un poderoso germicida capaz de activar el sistema inmune y en el caso del uso ginecológico, neutraliza la producción de oncoproteínas virales involucradas en la progresión del proceso neoplásico propio de afecciones como el Virus del Papiloma Humano VPH.

Estas son las infecciones sobre las cuales se está aplicando ozonoterapia con resultados validados:

  • Los herpes genitales.
  • La candidiasis que refiere a infecciones por hongos vaginales provocados generalmente por el hongo Candida albicans.
  • La vaginitis, que es una inflamación de la vagina producida por un cambio en el equilibrio normal de las bacterias de la vagina o una infección.
  • La Tricomoniasis, provocada por un parásito y comúnmente transmitida a través de las relaciones sexuales sin protección de barrera.

La ozonoterapia se puede administrar por vía vaginal y sumando si es necesario vías sistémicas de administración. Su dosis, el instrumento, la cantidad y el tiempo de la terapia dependerán de la condición individual de cada paciente.

¿Quieres dejar un comentario?

Bienvenido a clínica NEURODOLOR, tu centro de diagnóstico clínico y terapéutico. ¿Cómo podemos ayudarte?