Ensayo clínico en España comprueba efectividad del ozono contra el coronavirus

La efectividad de la aplicación de ozono en diversos tratamientos está ampliamente comprobada y un reciente ensayo realizado en España también podría convertir la ozonoterapia en la oportunidad de recuperación para pacientes con Covid-19.

Sólo dos o tres sesiones de ozono pueden significar que un paciente ni requiera ser entubado y mejore de forma considerable su pronóstico sin que necesiten ni siquiera oxígeno, aseguran los especialistas de la Policlínica Nuestra Señora del Rosario de Ibiza donde se ejecutó el ensayo clínico.

 

¿Por qué se considera el ozono para tratar el coronavirus?

Pues por razones que tienen que ver con sus múltiples efectos biológicos:

  • Mejora de la oxigenación a nivel tisular.
  • Tiene un efecto inmunomodulador.
  • Consigue así que disminuya la respuesta inflamatoria que sufren los pacientes de coronavirus.
  • El ozono es un su potencial efecto viricida.

El grupo de expertos del centro en la infección por COVID-19, formado por las doctoras Montserrat Viñals y Asunción Pablos, del servicio de Medicina Interna, Adriana Martín, del Servicio de Medicina Intensiva, y María Victoria Velasco, del Servicio de Urgencias, dio su aprobación al protocolo de administración de la autohemoterapia mayor con ozono en pacientes con coronavirus iniciaron las pruebas el pasado 4 de abril.

 

Ozonoterapia en China e Italia

España no es pionero en el uso de ozonoterapia en personas con COVID-19 pues ya en China e Italia han experimentado el tratamiento.

Los precedentes internacionales han dado los mismos resultados positivos logrados en la Policlínica de Ibiza.

El Hospital Universitario Santa María Della Misericordia de Udine, en Italia, ha tratado con ozonoterapia a 36 pacientes con neumonía por COVID-19 que presentaban insuficiencia respiratoria y un 97% de los mismos no ha requerido intubación. Por otro lado, en China hay 4 ensayos clínicos en marcha y los resultados provisionales son muy esperanzadores según comparten los profesionales de España.

Dado que este tratamiento no ha sido aprobado de forma definitiva por la Organización Mundial de la Salud los españoles no han extendido la aplicación clínica del ozono en pacientes con coronavirus más allá de la Policlínica, donde cuentan con la autorización del comité de calidad del centro hospitalario en respuesta a los buenos resultados.

 

Ozono evita el ingreso a UCI

Recordemos que este virus tiene características nuevas por lo cual toda la comunidad médica y científica del mundo está concentrada en estudiarlo para descubrir la cura y la vacuna contra el COVID-19.

Alberto Hernández, médico adjunto de Anestesia y Reanimación en la Policlínica Nuestra Señora del Rosario dice: “Hemos registrado un ensayo clínico, y hemos comprobado que el ozono es una terapia muy efectiva y beneficiosa en estos pacientes y que debemos incorporarla de inmediato al tratamiento del COVID-19”, insiste.

A esta declaración se le suma el presidente de la Sociedad Española de Ozonoterapia y Vicepresidente de la Federación Mundial de Ozonoterapia (World Federation of Ozone Therapy), José Baeza, quien incluso está coordinando la información de la aplicación de ozonoterapia por todo el mundo contra el COVID-19.

En su criterio todos los pacientes ingresados con diagnóstico positivo de coronavirus deberían recibir terapia con ozono ya que se está evidenciando un beneficio claro y no presenta efectos secundarios significativos”.

El primer paciente tratado en Ibiza fue un hombre de 49 años que había requerido ser ingresado en UCI cuya condición fue empeorando progresivamente. Sin embargo, luego de la primera sesión de ozonoterapia, mostró mejoría significativa y pudo disminuirse los requerimientos de oxígeno que demandaba para vivir.

El doctor Alberto Hernández explica que “la mejora tras la primera sesión de tratamiento con ozono fue espectacular, nos quedamos sorprendidos, su frecuencia respiratoria se normalizó, sus niveles de oxígeno se incrementaron y pudimos dejar de suministrarle tanto oxígeno, ya que el paciente era por sí solo capaz de oxigenarse”, explica. “Para nuestra sorpresa, cuando hicimos un control analítico, observamos cómo la ferritina, una determinación del análisis que se está empleando como marcador pronóstico en esta enfermedad, había descendido significativamente y esa tendencia de descenso siguió en los días sucesivos”. Fue este primer resultado lo que motivó al equipo médico a administrárselo a otros pacientes que, como destaca Hernández, “están siguiendo la misma mejoría que él”.

 

Ataca directamente los efectos del coronavirus

Según el doctor Alberto Hernández el efecto biológico del ozono ataca los principales daños fisiopatológicos del virus que son: la brutal inflamación o tormenta de citocinas, así como la microcirculación que provoca la formación de microtrombos.

La administración de ozono además mejora el transporte de oxígeno a los tejidos y en consecuencia la microcirculación al hacer la sangre más fluida y favorecer los valores normales de la presión arterial.

Este prometedor ensayo ha sido compartido en una publicación en la Revista Española de Anestesiología y Reanimación, bajo el título: “Dos terapias conocidas podrían ser efectivas como adyuvantes en el paciente crítico infectado por COVID-19”. Igualmente se publicó recientemente un artículo de opinión en la Sociedad de Cuidados Neurocríticos de EEUU.

Entretanto, los especialistas a cargo invitan a la comunidad médica a incorporar la terapia con ozono con la mayor brevedad posible en los centros hospitalarios que lo deseen.

 

¿Quieres dejar un comentario?

Bienvenido a clínica NEURODOLOR, tu centro de diagnóstico clínico y terapéutico. ¿Cómo podemos ayudarte?